Los Caminos de Salamone

LAPRIDA, CORAZÓN DE LA OBRA DE SALAMONE


Setenta años, pasaron, y ahí están. Intactas. Siempre cautivantes, capturando la mirada del hombre.

Monumentales.

La realización de Seminarios, y Jornadas; la expansiva aparición de material bibliográfico y audiovisual, que estudia, analiza y rescata la obra de Francisco Salamone son el aliciente que muestra una obra viva.

La inserción dentro del catálogo de locaciones de filmación de BAFILM, el rescate continúo de la obra del arquitecto, que lo ubica junto a los más grandes arquitectos y constructores de nuestro país hacen de su obra un objeto de estudio dinámico y constante en su estudio, tal como queda reflejado en programas emitidos por la televisión argentina y extranjera; tal es el caso, de Arquitectos Argentinos, realizado por Canal Encuentro.

La reciente Declaración de Monumento Histórico Nacional, y de Bienes de Interés Histórico y Artístico Nacional de las obras del arquitecto Francisco Salamone, construidas en territorio bonaerense, por parte de la Presidencia de la Nación, cristalizan la labor de rescate de toda la obra de este arquitecto diseminó sobre el suelo bonaerense.

La monumental obra de Salamone se yergue sobre la planicie de la pampa, se recorta sobre el horizonte de la llanura, y se divisa a lo lejos, no bien se ingresa a los pueblos y ciudades donde se encuentran.

Finalmente, la creación del circuito turístico “Los caminos de Salamone”, un recorrido por la ruta de los pueblos que tienen obra del arquitecto; proyecto desarrollado desde la Secretaría de Turismo de la provincia de Buenos Aires, junto a los municipios del Sudoeste bonaerense, estimulan la oferta turística, generando un producto que contribuye al movimiento económico de los distintos lugares del trazado.

LA OBRA DE SALAMONE EN LAPRIDA

CIRCUITO URBANO
Inmensas se elevan en la vasta pampa las obras del arquitecto e ingeniero Francisco Salamone.
A mediados de la década del ’30, Salamone, proyectó y dirigió estas obras que se destacan dentro de la arquitectura de la ciudad.
Imbuidas del espíritu del Art Decó este genial creador dejó su huella en nuestro pueblo: la Municipalidad, la Plaza principal, el matadero, la portada del cementerio, el Corralón municipal y la Delegación de la localidad de San Jorge. Todas estas obras fueron declaradas patrimonio cultural del distrito. En Laprida, las obras de Salamone, aún prestan el mismo uso para el cual fueron concebidas. Impactantes por su monumentalidad, las obras nos invitan a un recorrido que nos introduce en la historia. Aquí, una breve descripción de cada una de ellas y su desarrollo arquitectónico, con pasajes extractados de Francisco Salamone, “Reconocimiento Patrimonial a su obra”.

LA MUNICIPALIDAD


En pleno corazón de la ciudad, frente a la Plaza Central, con su torre enfrentada, y más alta aún, que la torre de la Iglesia, se encuentra el edificio del Palacio Municipal, que fue inaugurado en 1939. En él, se concentra: despacho del Intendente, y oficinas del Departamento Ejecutivo; y en la planta alta el Concejo Deliberante.
Desarrollado a partir de una simetría axial, este edificio organiza interiormente la distribución de las dependencias y la fachada se remarca con la presencia de la gran torre del reloj, que junto con elementos verticales de hormigón en las alas laterales le otorgan ritmo y proporción a la composición. El hormigón, la mampostería y el característico zócalo de piedra, conforman las cualidades constructivas y estructurales de la obra. La escala monumental y la altura de la torre, hace del edificio un referente urbano. La singularidad formal y expresiva del Palacio Municipal sólo es comparable con la particular “fuente-macetero” ubicada en el centro de la Plaza Pedro Pereyra.

LA PLAZA CENTRAL


Ubicada entre la Avenida San Martín, la Avenida Pereyra, y las calles Ramón Santamarina y Carlos Pellegrini, la Plaza Central Pedro Pereyra, en su concepción arquitectónica se organiza a partir de una doble simetría axial con dos ejes ortogonales que dividen a la plaza en cuatro cuadrantes. Los caminos principales son rectos y están tratados con solados. En su intersección se destaca la fuente macetero, jerarquizando el centro geométrico de la plaza. El resto del equipamiento, diseñado por Francisco Salamone, bancos y farolas, se distribuye proporcional y simétricamente en los cuatro cuadrantes. Los caminos curvos de granza configuran áreas de permanencia de cada uno de los cuadrantes contenidos por cercos vivos. La plaza cuenta con una variedad de especies vegetales, principalmente coníferas.

EL CEMENTERIO


Enhiesta y contundente; sobrecogedora, se levanta esta obra que ni bien se sale del casco urbano se divisa entre los árboles ubicados en los laterales del Acceso Sur de la ciudad. Diseñado en 1936, la composición de la planta responde a una asimetría axial, que se refuerza con la centralidad marcada por la forma circular del vestíbulo, flanqueado por otros espacios desde donde se despliegan sendas alas correspondientes a los nichos. Esta simetría se repite en la imagen de la fachada principal, caracterizada por sus componentes expresionistas como el cono central que apunta a la gran cruz y dos conos laterales. La cruz, se recorta sobre el plano con “rajas” que junto con los plegados refuerzan la verticalidad. Merece especial atención la escultura del cristo cuya estética “hierática” responde a la exigencia de Salamone para concialición con el conjunto arquitectónico. Demanda interpretada por el escultor Santiago Chièrico, de reconocida trayectoria nacional e internacional. El hormigón, la mampostería y el característico zócalo de piedra, conforman las cualidades constructivas de la obra. Implantado exento en un entorno de carácter rural, el Portal del Cementerio se presenta en escorzo al final del camino que conduce a la planta urbana de Laprida, cuyo trayecto se encuentra arbolado flanqueando el camino vehicular y la ciclovía, lo cual ofrece un recorrido de calidad paisajística. Una gran superficie de maniobras y estacionamiento da marco al sector del acceso. El cementerio se destaca no sólo por su contraste en el entorno rural, sino también por su singularidad formal, simbólica y expresiva. El Portal del Cementerio fue restaurado en el año 2006.

LA DELEGACIÓN DE SAN JORGE


Esta es otra de las obras en la que el Ing. y Arq. Francisco Salamone adoptó el estilo neo-colonial. De similares características al Corralón Municipal.

EL CORRALÓN MUNICIPAL
Obra también ejecutada por Salamone, en 1937. Este edificio es uno de los ejemplos, en el cual el ingeniero y arquitecto adopta un estilo neo-colonial. En la actualidad en este edificio funciona la Carrera de Música Popular, y a partir del año 2013, la extensión de la carrera de Periodismo Deportivo de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata.

EL MATADERO


Construido por Salamone en 1937/38, el Matadero pertenece a la serie de mataderos pequeños, es decir, con una sola cadena de producción, al igual que los de Tres Lomas, Pellegrini, Guaminí, Saldungaray y Vedia. En estos edificios, el espacio principal está constituido por la sala de faenas en la planta circular, a la que se adosan los cuerpos de servicios complementarios. La composición general responde a un orden simétrico que se refleja en la organización de la fachada, la simetría se rompe con la incorporación de la torre tanque, que posee un remate de gran plasticidad geométrica.