Obra Salamone

Circuito urbano 
Inmensas se elevan en la vasta pampa las obras del arquitecto e ingeniero Francisco Salamone. 
A mediados de la década del ’30, Salamone, proyectó y dirigió estas obras que se destacan dentro de la arquitectura de la ciudad. 
Imbuidas del espíritu del Art Decó este genial creador dejó su huella en nuestro pueblo: la Municipalidad, la Plaza principal, el matadero, la portada del cementerio, el Corralón municipal y la Delegación de la localidad de San Jorge. Todas estas obras fueron declaradas patrimonio cultural del distrito. En Laprida, las obras de Salamone, aún prestan el mismo uso para el cual fueron concebidas. Impactantes por su monumentalidad, las obras nos invitan a un recorrido que nos introduce en la historia. Aquí, una breve descripción de cada una de ellas y su desarrollo arquitectónico, con pasajes extractados de Francisco Salamone, “Reconocimiento Patrimonial a su ob



Centro  de Interpretación de la Obra de Salamone

El patrimonio necesita su interpretación, su preservación y la difusión de su valor, y es por esto que en el año 2013 se crean los Centros de Interpretación de la Obra de Salamone, como el que tenemos en nuestra ciudad, el cuál funciona además como oficina de información turística.

El Centro fue inaugurado el 10 de Octubre de 2013, y estuvieron presentes autoridades gubernamentales locales, el Intendente Alfredo Fisher y autoridades de la provincia, el Secretario de Turismo de la Provincia Ignacio Crotto.

La obra fue licitada por el Ministerio de Infraestructura de la Provincia y fue adjudicada a la empresa Montevial S.A. en un monto de 982.802 pesos firmando el contrato en 24 junio de 2011 con un plazo de 150 días corridos para su construcción y finalizado en noviembre de ese año.
Por razones de desfasaje de costos, la empresa suspendió las tareas por el término de un año. Fue por ello que el Municipio tomó intervención y se hizo cargo de la finalización de la obra y desde mayo del 2013 se inició el proceso de presupuesto y ejecución con contratistas locales, con un costo invertido de 220.000 pesos.

El Centro es un espacio que trabajo fuertemente con la comunidad de Laprida, y que está presente en la vida cultural del pueblo.

Tiene como fuerte estar localizado en el ingreso a la ciudad, y esto lo hace un lugar estratégico para recibir a los turistas, brindarles asesoramiento, como también recibir las quejas si las hubiere al retirarse de la ciudad.

Desde hace más de un año que trabaja articuladamente con los Centros de Interpretación de la Obra de Salamone de Azul y Saldungaray, lo que sirve para fortalecer el intercambio de información e incluso de propuestas culturales relacionadas a la revalorización de la obra de Salamone.

 El Centro de Interpretación es un espacio que trabaja fuertemente con la comunidad de Laprida, y que está presente en la vida cultural del pueblo. Se llevan a cabo habitualmente muestras de arte y distintas actividades relacionadas a la vida cultural de Laprida.

Como funciona también como oficina de información turística, se prevé una pronta adecuación del espacio en la que se expongan los atractivos turísticos del Partido de Laprida.

Además se prevé será un espacio clave en el desarrollo de la Fiesta ‘Cultura Salamone’, que se realizará en noviembre de cada año en la ciudad de Laprida, y que aspira a ser una fiesta de carácter provincial, y que ya ha sido declarada de ‘Interés Provincial y Cultural’.

 

La Municipalidad

En pleno corazón de la ciudad, frente a la Plaza Central, con su torre enfrentada, y más alta aún, que la torre de la Iglesia, se encuentra el edificio del Palacio Municipal, que fue inaugurado en 1939. Desarrollado a partir de una simetría axial, este edificio organiza interiormente la distribución de las dependencias y la fachada se remarca con la presencia de la gran torre del reloj, que junto con elementos verticales de hormigón en las alas laterales le otorgan ritmo y proporción a la composición. El hormigón, la mampostería y el característico zócalo de piedra, conforman las cualidades constructivas y estructurales de la obra. La escala monumental y la altura de la torre, hace del edificio un referente urbano. La singularidad formal y expresiva del Palacio Municipal sólo es comparable con la particular “fuente-macetero” ubicada en el centro de la Plaza Pedro Pereyra. 
El Palacio Municipal se convirtió en un símbolo identitario de la comunidad de Laprida.

Antecedente Histórico:

Construido en 1937 por la empresa Oscar López Méndez, el edifico forma parte de las obras proyectadas y dirigidas por Francisco Salamone para el Partido de Laprida

Declarado por ordenanza municipal N° 1386/08 Patrimonio Cultural del Municipio junto al mobiliario y demás bienes realizados por el Arq. Francisco Salamone existente en los distintos ámbitos municipales y/o privados.

 Declarado en la Provincia de Buenos Aires Patrimonio Cultural Provincial por la ley N°12.854, sancionada por el Senado y la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires en el año 2001.

 Declarado ‘Bien de Interés Histórico Nacional’ a través del decreto 1138/2014, por la Presidenta Cristina Kirchner.

 

La Plaza Central 

Ubicada entre la Avenida San Martín, la Avenida Pereyra, y las calles Ramón Santamarina y Carlos Pellegrini, la Plaza Central Pedro Pereyra, en su concepción arquitectónica se organiza a partir de una doble simetría axial con dos ejes ortogonales que dividen a la plaza en cuatro cuadrantes. Los caminos principales son rectos y están tratados con solados. En su intersección se destaca la fuente macetero, jerarquizando el centro geométrico de la plaza. El resto del equipamiento, diseñado por Francisco Salamone, bancos y farolas, se distribuye proporcional y simétricamente en los cuatro cuadrantes. Los caminos curvos de granza configuran áreas de permanencia de cada uno de los cuadrantes contenidos por cercos vivos. La plaza cuenta con una variedad de especies vegetales, principalmente coníferas.

Declarado por ordenanza municipal N° 1386/08 Patrimonio Cultural del Municipio junto al mobiliario y demás bienes realizados por el Arq. Francisco Salamone existente en los distintos ámbitos municipales y/o privados.

Declarado en la Provincia de Buenos Aires Patrimonio Cultural Provincial por la ley N°12.854, sancionada por el Senado y la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires en el año 2001.

Declarado ‘Bien de Interés Histórico Nacional’ a través del decreto 1138/2014, por la Presidenta Cristina Kirchner.

  

El Cementerio 


Enhiesta y contundente; sobrecogedora, se levanta esta obra que ni bien se sale del casco urbano se divisa entre los árboles ubicados en los laterales del Acceso Sur de la ciudad. Diseñado en 1936, la composición de la planta responde a una asimetría axial, que se refuerza con la centralidad marcada por la forma circular del vestíbulo, flanqueado por otros espacios desde donde se despliegan sendas alas correspondientes a los nichos. Esta simetría se repite en la imagen de la fachada principal, caracterizada por sus componentes expresionistas como el cono central que apunta a la gran cruz y dos conos laterales. La cruz, se recorta sobre el plano con “rajas” que junto con los plegados refuerzan la verticalidad. Merece especial atención la escultura del cristo cuya estética “hierática” responde a la exigencia de Salamone para concialición con el conjunto arquitectónico. Demanda interpretada por el escultor Santiago Chièrico, de reconocida trayectoria nacional e internacional. El hormigón, la mampostería y el característico zócalo de piedra, conforman las cualidades constructivas de la obra. Implantado exento en un entorno de carácter rural, el Portal del Cementerio se presenta en escorzo al final del camino que conduce a la planta urbana de Laprida, cuyo trayecto se encuentra arbolado flanqueando el camino vehicular y la ciclovía, lo cual ofrece un recorrido de calidad paisajística. Una gran superficie de maniobras y estacionamiento da marco al sector del acceso. El cementerio se destaca no sólo por su contraste en el entorno rural, sino también por su singularidad formal, simbólica y expresiva. El Portal del Cementerio fue restaurado en el año 2006. 

Imponente y majestuoso, luce el portal del cementerio con una altura de 30 metros y un Cristo en cruz de 11 metros, considerado de los más altos de Sudamérica. La escultura del Cristo central de la obra fue destinada en los años 1937-1938 al escultor de reconocida trayectoria nacional e internacional, Santiago Chiérico. El portal se destaca no solo por el contraste en el entorno rural en el que se encuentra, sino también por si singularidad formal, simbólica y expresiva. Fue restaurado por última vez en 2006.

Antecedente Histórico:

El edificio del cementerio fue diseñado por Francisco Salamone en 1936 resultando adjudicataria de la obra, la empresa Oscar López Méndez. El programa tiene su origen en una iniciativa de la comuna local, antes de la asunción de Manuel Fresco al gobierno, recurriendo a la ley 4017 y consistía en la construcción del horno crematorio y cada del encargado. Finalmente, es nombrado Salamone para tomar a su cargo la tramitación, proyecto, licitación e inspección de la portada y nichos del cementerio, haciéndose cargo además de otras obras públicas que integraban el plan (NOVACOVSKY, A, BENITO, P, ROMA, S. ‘Francisco Salamone en la Provincia de Buenos Aires. Reconocimiento Patrimonial de sus obras. Volumen I’. 2001. Grafikart. Mar del Plata, Buenos Aires)

Declarado por ordenanza municipal N° 1386/08 Patrimonio Cultural del Municipio junto al mobiliario y demás bienes realizados por el Arq. Francisco Salamone existente en los distintos ámbitos municipales y/o privados.

 Declarado en la Provincia de Buenos Aires Patrimonio Cultural Provincial por la ley N°12.854, sancionada por el Senado y la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires en el año 2001.

 Declarado ‘Monumento Histórico Nacional’ a través del decreto 1138/2014, por la Presidenta Cristina Kirchner.



La Delegación de San Jorge 
Esta es otra de las obras en la que el Ing. y Arq. Francisco Salamone adoptó el estilo neo-colonial. De similares características al Corralón Municipal. 

La Delegación Municipal de San Jorge, de estilo neocolonial, se destaca por el detalle en fachada de elementos geométricos decorativos y su tipografía art decó. Es la única obra de Salamone que tuvo inauguración oficial en el Partido de Laprida en 1938; las demás obras iban a ser inauguradas en 1939 en presencia del Gobernador, cosa que no ocurrió por razones que aún se desconocen.

Declarado por ordenanza municipal N° 1386/08 Patrimonio Cultural del Municipio junto al mobiliario y demás bienes realizados por el Arq. Francisco Salamone existente en los distintos ámbitos municipales y/o privados.

Declarado en la Provincia de Buenos Aires Patrimonio Cultural Provincial por la ley N°12.854, sancionada por el Senado y la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires en el año 2001.

 

El Corralón Municipal 

Obra también ejecutada por Salamone, en 1937. Este edificio es uno de los ejemplos, en el cual el ingeniero y arquitecto adopta un estilo neo-colonial. En la actualidad en este edificio funciona la Carrera de Música Popular, y a partir del año 2013, la extensión de la carrera de Periodismo Deportivo de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata. 
De sorprendente estilo neocolonial, utilizado en la ciudad de Laprida sólo en este edificio, conjuga tres salientes en relieve en su fachada; la primera circular en el centro, la segunda ondulante tipo espadaña con un vano de luz, y la posterior izquierda clásica.

Antecedente Histórico:

Francisco Salamone diseña y edifica el edificio del Corralón Municipal, como también el tanque de agua que se encuentra en el mismo predio. La empresa constructora es Oscar López Méndez, la misma que se encarga de las demás obras de Salamone en Laprida.

Funciona en sus instalaciones el Complejo Educativo Municipal, en donde se dictan talleres culturales gratuitos de la Municipalidad de Laprida



El Matadero 
Construido por Salamone en 1937/38, el Matadero pertenece a la serie de mataderos pequeños, es decir, con una sola cadena de producción, al igual que los de Tres Lomas, Pellegrini, Guaminí, Saldungaray y Vedia. En estos edificios, el espacio principal está constituido por la sala de faenas en la planta circular, a la que se adosan los cuerpos de servicios complementarios. La composición general responde a un orden simétrico que se refleja en la organización de la fachada, la simetría se rompe con la incorporación de la torre tanque, que posee un remate de gran plasticidad geométrica.

Pertenece a un conjunto de mataderos pequeños diseñados por Francisco Salamone, con una sola cadena de producción. Éste junto a los demás que construye Salamone, fueron los primeros mataderos públicos que tuvo Argentina

El Ex Matadero Modelo se destaca por la singularidad de la torre que luce en su fachada y por el mismo zócalo de piedra que Salamone coloca en el Portal del Cementerio y en el Palacio Municipal.

Actualmente se encuentra administrado por manos privadas.

Antecedente Histórico:

Construido por Salamone en 1937-1938 por la empresa Oscar López Méndez, el Matadero de Laprida está constituido por la sala de faenas de planta circular, a la que se adosan los cuerpos de servicios complementarios. La composición general responde a un orden simétrico que se reflejan en la organización de la fachada; la simetría se rompe con la incorporación de la torre tanque, que posee un remate de plasticidad geométrica. (NOVACOVSKY, A, BENITO, P, ROMA, S. ‘Francisco Salamone en la Provincia de Buenos Aires. Reconocimiento Patrimonial de sus obras. Volumen I’. 2001. Grafikart. Mar del Plata, Buenos Aires)

Declarado por ordenanza municipal N° 1386/08 Patrimonio Cultural del Municipio junto al mobiliario y demás bienes realizados por el Arq. Francisco Salamone existente en los distintos ámbitos municipales y/o privados.

Declarado en la Provincia de Buenos Aires Patrimonio Cultural Provincial por la ley N°12.854, sancionada por el Senado y la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires en el año 2001.

Declarado ‘Bien de Interés Histórico Nacional’ a través del decreto 1138/2014, por la Presidenta Cristina Kirchner.

Se prevé una inminente expropiación del bien, ya que los dueños actuales no cumplen con las normas de protección patrimonial.